La cultura del vino es fantástica

Anti Lunes con los mejores
12 julio, 2016
La Noche de los Mejores Vinos del Club
22 julio, 2016

La cultura del vino es fantástica

Licenciado en Ingeniería Agronómica en la Universidad Nacional de Cuyo y con una maestría en vitivinicultura y enología en la Escuela Nacional Superior de Agronomía de Montpellier Alejandro Sejanovich se fue convirtiendo a lo largo de estos años en uno de los referentes más importantes de la vitivinicultura de Argentina.  Su camino como enólogo inicia en 1995 cuando es contratado por la bodega Catena Zapata dónde fue haciendo su historia hasta que en 2003 se convirtió en el director de Bodegas y Viñedos llevando a Catena Zapata a su máxima calidad. Después de más de 15 años abandonó Catena y, junto a Jeff Mausbach ,Jason Mabbett y Duncan Killiner, creó Manos Negras.

Estos años de conocimiento le permiten a Alejandro definir que “hay pocos países del mundo que tengan un consumo de vino como en Argentina”, dejando en claro que el vino de todos los días, como se consume en nuestras tierras, “es algo que no se encuentra en todos los países del mundo, se localiza en el viejo mundo y está creciendo en pequeña cantidad en lugares como en Estados Unidos”. Actualmente en Argentina hay un consumo de 35 litros per cápita aproximadamente y en Estados Unidos alrededor de 8, estimando que este consumo crezca y beneficie económicamente a las bodegas ya que es el principal mercado del mundo.

En los últimos años en Argentina hubo un gran aumento en la calidad del vino y Alejandro sustenta la idea afirmando que “hubo una revolución en los ’90 y los 2000 dónde se produjo un cambio muy grande en los estilos de los vinos, hubo un salto importante en el consumidor que pasó de ser un consumidor sencillo a consumir más vinos y más sofisticados.” Finalmente, como enólogo y conocedor de las regiones vitivinícolas, asegura que cada zona tiene una expresión y “está bueno ir probando vinos de distintos lugares y distintas variedades” dependiendo de lo que uno quiere comer y de las estaciones del año. Para no caer en la monotonía de beber un solo vino, Sejanovich invita a la gente a que no se enamore de un solo vino, ese fanatismo le parece aburrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asociarte YA!